Pilar Barrios Varela

Blog


El quid de la evolución



Vistas de las montañas de Urbino una mañana despejada

Parajes estimulantes [Urbino y sus nubes montañosas]



A veces me encuentro con estímulos externos que de manera aparentemente casual resuelven algunas de mis inquietudes y me aportan soluciones sorprendentes, que de otra manera no se me hubiesen ocurrido. Son una especie de “hallazgos no buscados” y cada vez que suceden me producen una satisfacción magnifica. Hace algunos días surgió uno de esos estímulos a través de una canción de Syd Arthur titulada "Evolution". Este tema habla de transformaciones y procesos evolutivos, de la complejidad que suponen, de las dificultades que implican, de lo inciertos que pueden resultar y de la manera como vamos cambiando al atravesar determinadas circunstancias. Resulta un poco existencialista y se ajusta muy bien a las experiencias que estoy viviendo últimamente, además me hace pensar en la manera en la que vivimos ejecutando actos reflejos y acciones conscientes, en nuestras habilidades innatas y adquiridas, en nuestra capacidad de adaptarnos a los cambios y enfrentar las dificultades.


Ilustración de Pilar Barrios, serie

Seres que me he encontrado aquí, evolucionando tranquilamente en su entorno natural


Escuchando de nuevo esta canción me doy cuenta que es una especie de organismo sonoro, sencillo en principio, que se desarrolla y va creciendo hasta convertirse en una estructura compleja de armonías y arreglos. Y me resulta una banda sonora muy acorde con ciertos procesos de adaptación a los que nos enfrentamos cuando cambiamos de entorno y de idioma, cuando viajamos a un lugar desconocido y cuando nuestras rutinas se transforman. En estos casos, atravesamos circunstancias inciertas, nos encontramos con factores que se escapan de nuestro control e incluso pueden resultar difíciles de asimilar. Y justo en esos vértices de desasosiego es cuando resulta útil hacerse permeable a todos los estímulos, respirar profundamente, no perder la paciencia y sobre todo, mantener la voluntad de acción. Valernos de cada pequeño recurso para resolver los retos hasta encontrar la alineación correcta con el nuevo entorno. Y tras este proceso, tras esas montañas de incertidumbres y esfuerzos, todo nuestro ser habrá cambiado y nuestra naturaleza se habrá fortalecido. Quizás ahí esté el quid de la evolución: en todas esas estrategias, íntimas y particulares, que nos vamos inventando día tras día para ir un poco más allá.


Ilustración de Pilar Barrios, serie

Especímenes que no pierden la paciencia


Esta reflexión surgió casualmente a partir de una canción y me resultó interesante compartirla. Se que es hora de hablar sobre detalles relacionados con las clases en la ISIA y las rutinas en Urbino, pero eso lo comentaré pronto en el siguiente post. De momento, y para celebrar que ya he cumplido algo más de un mes en esta experiencia, os invito a escuchar "Evolution" y a disfrutar las evocaciones que os sugiera.

Baci, abbracci e arrivederci!



© 2018 Pilar Barrios Varela. Todos los derechos reservados.