Pilar Barrios Varela

Obra


Cuaderno de lo insustancial

"Cuaderno de lo insustancial"

Impresión digital sobre papel de 80 y 160 gr

60 pg + cubierta y contracubierta

Proyecto y dibujos de Pilar Barrios Varela

Prólogo de Pedro Bravo

Selección musical de Enrique Millán Fuentes-Guerra



La cotidianidad es, a veces, un escenario de eventos recurrentes que se van decolorando con el paso de los días. Por momentos la realidad parece un mecanismo de actos reiterados sin sentido, ni dirección. Las horas son un pozo de aburrimiento gris y la soledad hace eco en las paredes del espacio que habitamos. No pasa nada, no hay nadie, no vamos a ninguna parte. Y de pronto, de aquel desasosiego extendido surge un brote, una intención, una idea, un dibujo que quiebra el aburrimiento en dos y lo impregna de una razón de ser. Y lo insignificante adquiere valor, protagonismo, presencia. Y descubrimos algo extraordinario en lo que siempre había estado aquí.

El Cuaderno de lo insustancial es una recopilación de algunos de esos instantes en los que la sensación de vacío y el tedio dieron lugar a una nueva manera de mirar, de aprehender, de interpretar y en los que conseguí ver un poco más allá de lo habitual y encontré en la realidad un nuevo matiz, en principio casi imperceptible, que al dibujarlo fue creciendo en cada una de las imágenes resultantes y que puestas juntas convirtieron lo insustancial en trascendente.



Prólogo de Pedro Bravo:


Trozos de uñas que nunca volverán


Lo más radical sería no hacerlo. Que Pilar no hubiera decidido enseñarnos sus dibujos, que no montase la expo, que no editase el fanzine, que yo no escribiese este texto.

Lo más extremo es ser y estar, pasar por la vida parando —¿parar por la vida?—, sin contarla, sólo mirándola y disfrutándola; puede que dibujándola, escribiéndola y fotografiándola pero para nada, para nadie. Ahora y aquí, muchachos, como repetían los pájaros parlantes de La isla, de Aldous Huxley.

Lo más revolucionario es fijarse en lo que no hay que fijarse, poner la mirada en el paisaje mojado después de la piscina, en los trozos de uñas que nunca volverán, en la servilleta que te pide salir. En una sociedad que ha decidido vivir para contarse, hay algo inquietante en el backstage de cada una de nuestras marcas personales. Es la inquietud que nos provoca la quietud, la paradoja del espectáculo diario en el que todos, tan feos y perezosos como somos, salimos muy guapos y haciendo muchas cosas.

Pilar, finalmente, lo ha hecho. Ha puesto el ojo y el lápiz en lo que es, en lo que hay. Ha dibujado los puntos que juntan las líneas de su vida —y de la mía y de la de todos, supongo—, ha retratado lo tendido por encima de lo pretendido. Y ha montado la expo, ha editado el fanzine y me ha convencido para escribir esto. Y, a pesar de todo, ha sido radical y ha sido revolucionaria porque ha sabido ser y mostrarse como es ella misma. Mismísima.

Pedro Bravo


© 2019 Pilar Barrios Varela. Todos los derechos reservados.